QUIEN NO CORRE VUELA

Reflexiones y paranoias de un Loco que no sabe de que huye pero prefiere correr que estarse quieto mientras ve la vida pasar

lunes, 29 de noviembre de 2010

DONOSTI, Dolor, Sudor, Lagrimas y Alegrías

Parecía que estaba muy lejos, pero al final llego, este fin de semana he concluido mi primer maraton.

Como todo corredor, ya sea popular o de élite la primera vez que recorre 42km se convierte en un momento único que queda grabado en su memoria.

Ya sea por lo bien o lo mal que lo pasó, por su mejor o peor crono , cada kilómetro se recuerda de forma mucho más clara que cualquier otra carrera.

Afotunadamente he tenido la suerte que mi primera vez haya sido en la Maraton de San sebastian.

Hay momentos que en esta crónica no podré expresar realmente lo que he vivido, los sentimientos y pensamientos que pasaron por mi mente, el dolor, el sufrimiento y la alegria que sentí, pero intentaré hacerlo de la mejor forma posible.

Ya que si ha sido una experiencia única, quiero que esta entrada de mi blog también lo sea.

La aventura comenzó el sabado bien temprano. Primera parada Avilés para recoger al fotografo oficial del atletismo asturiano, bueno a Rodri, y después parada en Noreña para recoger a Fran, otro corredor popular que tras tratar más con él este fin de semana puedo decir que no solo es buen atleta si no una persona estupenda, que iba a ir solo a Donosti, menos mal que en este grupillo no permitimos cosas así.



Camino de Sansebastian nos cruzamos por la carretera con mucho corredor asturiano, miembros de mi equipo en unquera, a Javi a la hora de comer, se olia ya el ambiente Astur antes de llegar a Sanse.




Tras dejar las cosas en el hotel, nos fuimos hasta Anoeta para recoger los dorsales, y lo que iba a ser un entrar y salir, se convirtió en un par de horitas charlando con amigos de la tierra, parecía más bien que estuviéramos recogiendo los dorsales para una popular de Asturias que para una Maraton en tierras Vascas.





Cuando conseguimos salir de Anotea, aparcamos en la zona antigua para mirar (que no comer) la cantidad de pinchos de los bares de la zona, hasta que llego la otra mitad de la expedición y nos fuimos a cenar, como no pasta.



Así de bueninos fuimos, a las doce ya estabamos en la cama, preparados para pasar una noche practicamente en vela, no habia manera de dormir.

El mayor problema con el que me enfrentaba yo a esta prueba, era que el último mes un cúmulo de imprevistos hizo que no pudiera entrar lo que pretendia, no pensaba en ningun tiempo en concreto, pero el hecho de acabar mi primer maraton me parecia esencial, mentalmente el no terminarla me hubiera sido muy duro.

Lo dicho, y entre una cosa y otra  no habia hecho los rodajes planeados, no tenia ni idea de como iba a reaccionar mi cuerpo pasado el kilometro 21, si me molestaria la rodilla, si se me cargarian los cuadriceps como en la media de Aviles, si me molestaria los playeros, como se comportaria mi estomago. 
Mi obsesión acabarla y acabarla corriendo.

Entrenada o no, ya no habia marcha atrás, mi cuerpo y mi mente se iba a enfrentar a la prueba más dura de mi vida

Tras desayunar , bajamos hacia Anoeta acompañados por otro atleta madrileño que se alojaba en el hotel y no tenia transporte, dejamos el coche, y enseguida nos encontramos con un montón de amigos, chanwas, foreros... amigos en general.
El ambiente era increible, se que suena muy tópico, pero esque era realmente increible.


En la linea de salida, un speaker animaba la carrera a ritmo de buena música.

La última canción antes de salir fue HighWay to Hell, no os podeis imaginar lo que es 3000 atletas cantando  y saltando a ritmo de AC/DC apenas a segundos de comenzar una Maraton.



Así que .. 3000 voces contando los 15 segundos de la cuenta atras y...... salida.... los primeros metros era imposible correr. 

Hubo muchisimos tropiezos, pisotones, caidas, todo el mundo buscando su liebre, o compañeros, era un autentico caos.

Aqui en asturias no estamos acostumbrados a correr con tantisima gente, pero tras unos metros por fin encontre mi sitio y más o menos fui tirando.

Mi "tactica" (se que es estupida pero bueno es mi tactica), era intentar hacer la primera media con la liebre de 3h, pues hasta ahi sabia que podia aguantar el ritmo y luego, regular ese margen de ventaja en la primera vuelta para poder luego engancharme a los grupos de atras cuando me diera la pajara. Pues sabia de sobra que si de primera salia con la liebre de 3h15min o 3h30min, para alante no podria ir en ningun momento, pero bueno realmente tampoco me importaba, mi unica idea era acabarla, acabarla , acabarla, acabarla...... no paraba de repetirmelo.

Los primeros avituallamientos era un caos, tantisima gente con la liebre de 3h, pero más o menos nos ibamos arreglandonos, pasandonos el agua de unos a otros, el mayor problema era cuando alguien tropezaba (o se caica) por culpa de los pisotones, o los bordillos, o conos.

Uno de los motivos que decidí ir a Donosti a correr mi primera maraton fue que todo el mundo me hablaba de que habia muy buen ambiente, que los espectadores empujaban mucho con sus animos. 

Pues bien, no existen palabras para explicaror a los que no lo conoceis la actitud de la gente.

Con un frio invernal, en momentos puntuales lloviendo, desde las nueve de la mañana, todo, absultamente todo el recorrido estaba lleno de gente, animando, gritando, llamandonte por el nombre, con carracas, trompetas, aplausos.

Y no penseis que era un... "vamos chavales", no .... habia momentos que pasabas por calles que los animos eran realmente ensordecedores.
Esos Aupas vascos, a gritos, el cuerpo de bomberos con las sirenas de los camiones, mayores, niños, mujeres y hombres...... con lo que tuvieran delante, botellas  de cristal con cucharas (como las de navidad). Era increible.
Pero no animaban a los diez primeros no. Desde el primero al último. Se te ponia la piel de gallina.

Te hacian sentir como una estrella del futbol jugando en casa.
Por momentos llegue a pensar que el ayuntamiento les había pagado algo.
Te acompañaban en la útima y maldita cuesta en el kilometro 37 donde casi habia que subir andando...
Y en el kilometro 41... buff eso mejor lo cuento más alante.

Bueno pues los kilometros siguien pasando, la cabeza la llevaba más o menos controlada, los avituallamientos cuando ya me aleje un poco de la liebre de 3 horas (que por cierto mataba esos cambios de ritmo que llevaba de repente rodando a 3.30 y a ratos  4.30).
Hasta que llego, el famoso y odidado Muro.
Cuando mi cuerpo paso ese momento que nunca habia pasado, cuando los kilometros ya se marcaban con el digito 3 en primer luegar.

Cuando llegamos a la zona de la universidad, kilometro 32, en el que veias a los más adelantando volviendo por la misma carretera, era la segunda vez que pasabamos por ahí y ya sabias lo que te esperaba.

En ese momento a mis piernas algo les pasaba.
Respiraba bien, podia hablar pero sentia, que en cualquier momento algo iba a romper, los gemelos a puntito de subirse, lo unico que me estaba salvando eran las medias de compresion.

Además todavia quedaban 10km...... la cabeza se volvia loca.
Fue la peor parte de la carrera, donde vi las peores situaciones que se dan en una maraton, era tambien la zona donde menos publico habia.

Mi ritmo empezo a bajar radicalmente, tenia las piernas a punto de caramelo y me negaba a que me pasara algo y no pudiera acabarla. No en el kilometro 32.
Cada vez que un atleta me pasaba me animaba, me ofrecia agua, me daba animos, era gente con experiencia en este tipo de pruebas y sabian por que momento estaba pasando.
En ese momento se me acerco una de las muchas bicis que acompañaban a gente, no era de la organización, es más , estaban prohibidas, pero bueno... estos vascos.. ya sabeis.

Se me puso en pararelo, no me pregunto que tal, ya se me veia. empezo a decirme... tranquilo, tranquilo, no queda nada, subir un poco y ya es todo a favor.
Cogio el botellin de su bicicleta, me lo abrio con la boca y me dio a beber, era powerade, creo que me dijo.
Bebi, se lo agradecí, casi me caian las lagrimas.
Ni era de su equipo, ni lo conocia, dandome de beber cuando estaba prohibido.
Siguio un rato conmigo. 
Estaba muy emocionado en este momento, me dio fuerzas para seguir, quedaba mucho, pero mucho más largo habia sido el camino recorrido en mi vida para llegar a este momento, no podia rendirme. no podia. 


Acorté mi zancada para evitar los dolores de gemelos y segui un ritmo cómodo dentro de lo que mi cuerpo me permitia.
Pensaba, tenias que haber entrando mas, tenias que haber rodado más.

A los pocos metros el chico que iba a mi lado, dijo.. "A tomar por culo", y se retiro.... se ve que lo estaba pasando mal.

Tras hacer el giro de la rotonda, me paso un compañero del Llanera, y unos metros despues se me puso en pararelo otro compañero, Jose Luis, apenas nos dijimos cuatro palabras, paró. Giré la cabeza y le vi vomitando, no sabia que hacer.

Lo estaba pasando peor que el. 
Despues de muchos kilometros con muy buenas sensaciones, desde el kilometro 33 no vi más que cosas negativas, me repetia una y otra vez que cojones hacia ahi, para que hacia esto, que ganaba, porque... si me encantan los 10.000 que hacia corriendo una maraton.

Al poco  Jose Luis me volvio a pillar, me alegre de verle bien, pero al poco volvio a parar por molestias en la rodilla de una antigua lesión. Creo que paro un par de veces más estando conmigo hasta que me paso y no lo volvi a ver más.

Otro hombre que iba a mi lado tambien tuvo que parar varias veces a estirar, volvia a correr luego a estirar.. asi varias veces y cada una de ellas gritando y maldiciendo, a menos de diez kilometros y no podia continuar...

Veía a esa gente, con mucha más experiencia que yo. Pasandolo falta, y  yo a ocho kilometros ya las estaba pasando putas, sentia que las piernas iban a romper, empece hasta a sentir frio en los pies.

Mi ritmo seguia decayendo, vi pasar a varios conocidos que me daban animos... como los agradecí.

Pasé por el tunel que da entrada en la playa de la Concha, tras pasar la maldita cuesta que habia antes. 
Y el ambiente en ese tunel no os lo podeis imaginar.

A partir de ahi hasta anoeta a cinco kilometros de distancia el numero de personas que nos animaban se habia multiplicado por tres.


Al ir mas dispersandos la gente ya te llamaban por el nombre (lo traia el dorsal).
Fueron los kilometros mas emocionantes, las piernas no podian, querian parar, pero habia algo que te hacia seguir, esa fuerza, esa energia.

Esa gente estaba ahi, con frio, agua, y se estaban dejando la garganta, sin conocerte de nada, seguramente muchas personas sin saber nada de atletismo, pero ahi estaban.
¿Como me iba a rendirme?

¿Como iba a llegar a Asturias y decirle a mis amigos que no pude? Con las horas que me aguantan de conversaciones sobre correr, maratones, que si playeros.... Como les iba a fallar.
Con que cara llegaba yo a Gijon y le decia a Bea, a Ruben, a Jorge, que no pude. 
¿Como les iba a fallar? ¿Como me iba a fallar a mi mismo?
No habia hecho 4 horas de viaje para rendirme.


Kilometro 39-40, tan cerca pero tan lejos.

El calor de la gente era cada vez mayor, en se momento llega por detras mio, Miguel, el cuarto compañero de equipo que del Llanera, le vi fortisimo, para el esto era un paseo, parecia que podia hacerse otros 20 kilometros sin cansarse.
Pues bien, ¿pensais que estaba sprintando para buscar una buena marca? 
Pues no, Miguel en el kilometro 40, cuando os aseguro que por muy bueno que se sea en ese kilometro las piernas duelen muchisimo, por muy bien que se vaya, nadie va bien.

Pues el acelero el ritmo para ponerse a mi lado, y llevarme hasta la meta.

Insisti que no queria que me acompañara, que siguiera, que podia hacer una buena marca, pero no quiso, me dijo que no,  que esta era mi carrera no la suya, que ibamos a hacer un tiempazo y ahí se puso a mi lado.

Eso sumado a las centenares de personas que habia en esos últimos kilometros.
Ahi si que los animos eran ensordecedores, os aseguro que apetecia sprintar.
Quien no se emocione en una situaciona si es que no es humano, me estoy emociando yo solo con recordarlo.

Y por fin, aparecio, el maldito cartel de 42km, el speaker animando a todos los corredores que entraban en anoeta para dar la ultima vuleta, no me lo creia, la meta, mi meta, la habia atravesado tantas veces en mis sueños, ahi estaba esperandome...

En esos ultimos 195 metros dejaba a cada lado de la pista  de atletismo a todo aquello que me habia llevado hasta ese punto, todas las cosas malas y buenas de mi historia, cada momento de mi vida, de los cuales alguno no me siento orgulloso pero que no cambio ninguno pues todos me habian llevado hasta ese instante. Los amigos que deje atras, y los nuevos, mis horas de entrenamiento, mis fracasos, mis lesiones, mi trabajo, mi familia, todo lo que soy, todo lo que he sido, estaba ahi, en ese lugar, en ese momento esperando que atravesara esa meta. 
No miraba ni el crono, ni escuchaba los animos de la gente, solo una voz en mi cabeza que me decia, no te rindas, lo has conseguido,  lo has conseguido....







Creo que con estas fotos sobran palabras.


Tarde un poco en reaccionar cuando llegue, no era aun consciente que se habia acabado, me abracé a Miguel, sin el no se si hubiera sido posible.



Y se que no lo hace por que sea de su equipo, se que lo hace porque disfruta y ama este deporte, y es un gran amigo. Se que ayudaria a un desconocido, él es así, pero como ya dije, yo creo que todo tiene un porque, todo pasa en un momento por algo en concreto, y de los 3000 corredores de la maraton, por alguna razon, el que aparecio cuando mas lo necesitaba fue él... Realmente me siento muy orgulloso de pertenecer no a un equipo, si no a una familia como la de CD 2007 Llanera.

Acabo de ver el video de la entrada a meta, y os aseguro que no me creo que fuera el de mi llegada, no recordaba que habia gente, de verdad, me resulta rarisimo verlo, en mi cabeza solo recordaba pasando por el arco a mi y a Miguel, es increible que cosas puede llegar a hacer la mente.

La maraton es distinto a cualquier otra carrera, lo habia escuchado miles de veces, pero hasta que no lo vives, no se es consciente. 

He visto lo peor y lo mejor de este deporte, he visto dolor, decepciones, desilusiones, gente vomitando, retirandose, lesionandose... pero tambien alegrias, hermandad, gente animando y apoyandonos sin conocernos, renunciar a hacer una buena marca por ayudar a un amigo, 
Campeones acabando la carrera llorando, sufriendo de dolores, viendo como le adelantaban gente mucho peor que él y no poder hacer nada pero no retirarse por sus amigos, por su gente, por la gente que le habia acompañado y por los que le animaban.

Este último me refiero a Hector Moro, el cual estoy seguro que hablará de ello en su blog, un gran atleta pero mucho mejor persona, el que si llega a estar fisicamente bien hubiera arrasado con todas las espectativas, para mi ya lo hizo, pero los campeones son unos inconformistas. Tengo mucha suerte de tener amigos así.

Toda persona que le guste este deporte, antes o después tiene que pasar por esta experiencias.
Yo queria cerrar una etapa, despues de un año corriendo queria saber cual era el límite de mi cuerpo, como se comportarian mi mente y mis piernas en una situación extrema.

He tenido la suerte de que fuera mi primera vez en Donosti, seguramente en otro lugar no hubiera sido tan especial.
Además rodeado de tantos amigos.
Dentro de 20 años seguramente no me acordaré del tiempo que hice, a por cierto que fue 3h 20min, el cual no voy a mentiros, me siento muy orgulloso de  bajar de 3h y media , pero como decía no me acordaré de eso. 

En mi memoria quedará grabados esos momentos de dolor y alegría, la gente que me animo y ayudó durante la carrera, de Miguel, de Hector, de Rodri que inmortalizó los mejores y peores momentos, de Fran, de mis amigos que no pudieron ir.

Enhorabuena a todos los que participaron, solo por eso ya sois grandes, a los Chanwas que hicieron todos unos tiempazos, al equipo Desnviel 0%, al CD 2007 Llanera a los foreros de Correr en Asturias 





Y a aquellos que no consiguieron sus metas, no pasa nada, quedaros con lo mejor, con la experiencia y a pensar en la siguiente.
Se que el frió trajo estragos a muchos, ya por dolores de estomago o similares... animo.


Yo no se porque, siempre que hace frio funciono mejor, la rodilla no me molestó, ni el estomago, en ese aspecto no puedo quejarme.

Al final la carrera nos dieron un "discreto" trofeo en recuerdo de haber acabado la prueba (la crisis).

El mio ya tiene propietaria, va a la dueña de la voz que habia  en mi cabeza cuando estaba llegando a meta y  me decia, "lo has conseguido...", a la que en mi mente, me tiraba de la camiseta cuando me pasaba de ritmo y me daba un empujon cuando tenia que ir más rapido. A quien me repetia "No te rindas..."A la persona que sin ella no seria hoy quien soy, no solo como atleta si no como persona.



Se que con este pequeño  trofeo no pago todo lo que ha hecho por mi, pero no es un regalo, es un prestamo o intercambio, hasta que consiga su propio trofeo por terminar una maraton. Que el dia que lo haga estaré seguro a su lado los 42km.


Tras la carrera, una vez ya consciente de lo que habia hecho, nos fuimos a comer con los Chanwas, una de esas comidas que se alargan hasta la merienda, que gente mas maja.



Y despues de una siesta... A recuperar electrolitos por Donosti, y esta vez si que comi todos los pinchos que pude... Era muy gracioso ir encontrandose por los bares a otros corredores que nos identificamos enseguida por el andar estilo CowBoy.

Cuando comencé este Blog, dije que uno de mis motivos era buscar el porqué corria, que hacía que cada domingo madrugara para ir a competir, o que despues de trabajar todos los días me calce los playeros para entrenar, el porque es correr y no nadar o bici o el ajedrez.

Despues de esta experiencia ya no tengo dudas de porque corro.
Por que esto no es un deporte, es un estilo de vida, es un sentimiento, es emoción, dolor, sudor, lagrimas, alegrias, hermandad, amistad, compañerismo.

Y cuando nos colgamos un dorsal,  ya nadie es ni de izquierdas ni de derechas, ni ateo ni cristiano, ni del Barça ni del Madrid, somos corredores, compartiendo un mismo espiritu.

Porque mi vida no es correr como muchos piensan, si no que  corro para sentir que estoy realmente vivo.


Porque hoy apenas puedo andar, y ya estoy pensando en cual será mi proxima carrera.

Lo dicho, no doy más el coñazo, que tiene más merito leerme la cronica entera que correr la maraton.

A todo aquel que esté pensando en correr una Maraton, hacerlo, no tengais miedo, vais a sufrir, vas a pasarlo mal, lloraries en momentos y en otros reireis, pero ante todo vivireis una experiencia única y que por mucho que os escriba no podeis ni haceros una idea de lo que es hasta que la vivis, y claro esta, si podeis elegir, que vuestra primera vez sea en Sansebastian.

GRACIAS A TODOS

GRACIAS DONOSTI



10 comentarios:

Pata Liebre dijo...

Fenomenal disfrute mucho con tu cronica ,GRACIAS POR ya hablamos ,un abrazo
Pata Liebre

Zuperman dijo...

gracias a vosotros, todos formais parte de mis triunfos, y tambien de mis fracasos, en el primer caso para felicitarme y en el segundo para ayudarme a levantarme... de verdad...

yiri dijo...

me ha gustado un montón, la verdad es que eres un fenomeno,ahora a recuperarte y a descansar.

Zuperman dijo...

Gracias Yiri, pues tengo unas ganas enorme de volver a ponerme los playeros... pero mis piernas no me lo permiten..

Victor Olmedo dijo...

Enhorabuena Rafa!! Yes un crack, esta era de toma de contacto, en la próxima harás un tiempazo. Emocionante la crónica, yo nunca he hecho un maratón, tengo miedo a pasar de los 21 km, pienso que no estoy preparado psicológicamente para tanto esfuerzo, pero tu lo has superado a lo grande.

tramoxago dijo...

ENHORABUENA por terminar la carrera, y hacernos sentir sensaciones que por una razón o otra no podemos disfrutar. Eres un MAKINA. Saludos CHANWAS

Zuperman dijo...

Victor, estas de sobra preparado, durante los peores momentos tu mente te hace pasar por malos momentos, pero si tienes la suerte de estrenarte en un lugar como donostia, la gente tira de ti, es dificil de explicar, pero te hacen olvidar el dolor de piernas, el cansancio, literalmente te llevan.... es una sesacion unica, y despues de pasar por ello ya no se tiene miedo a nada, a ningun reto, y menos preparado fisicamente que yo no creo que fueras tu ni nadie...
Animo, ya sabes , si kies... pues

Bel_ga_rion dijo...

Impresionante tengo los pelos de punta, has reflejado muy bien lo que es la maratón y mas la primera. Nuevamente enhorabuena. Y lo que decias que porque sabemos que vas a hacer buenas marcas... Pues por las marcas que tienes, tu edad, las ganas, y que el domingo puede que sufrieras un montón, pero era la primera. La maratón se corre con las piernas pero sobre todo con la cabeza y el corazón. Piernas tienes y en otra que vayas mas preparado mas, corazón te sobre, y la cabeza, tienes la fuerza para no haber parado, y has sumado la primera experiencia que también hace mucho. Ya sabes que puedes, la próxima mejor, y no te voy a decir que sin sufrir que eso en una maratón no existe, pero si sufriendo menos.
Un placer haber estado ahí el dia de tu debut, aunque sólo te viera de lejos.

Zuperman dijo...

Gracias marcos, lo mejor de la maraton es el haber estado tan bien acompañado, era como correr en casa, quien sabe, tal vez nos veremos en Barcelona no? habra que reposar un poco y plantearse los proximos retos

Tortuga dijo...

No se´como se me pudo pasar esta crónica....
el primer día que te vea recuérdame que te de un abrazo .

Publicar un comentario