QUIEN NO CORRE VUELA

Reflexiones y paranoias de un Loco que no sabe de que huye pero prefiere correr que estarse quieto mientras ve la vida pasar

martes, 25 de octubre de 2011

Goretex Experience IMS


Desde la época que estudiaba no recuerdo haber pasado tantas horas sentado en tan poco tiempo.

En 4 días, 1600km de coche a través de cuatro países, dos viajes de avión de más de dos horas cada uno, un par de horas de autobús, unas cinco horas de conferencias, además de que en 36 horas he dormido 4, pero volvería a repetirlo el fin de semana que viene solo por revivir la experiencia.

El viernes a las cuatro de la tarde comenzó mi tercer viaje este año a los Alpes, no está mal teniendo en cuenta que en Enero no sabía ni localizarlos en el mapa....

El primer cambio en esta ocasión, aparte de una nueva compañía de viaje a parte de Jorge, Marta, fue el cambio de compañía aerea.

En las anteriores ocasiones que visitamos la capital Baviera, nos desplazamos a bordo aviones de la compañía alemana Lufthansa, pero por problemas de horarios en esta ocasión la elegida fue Iberia, compañía española bien conocida por todos.
Entre las pequeñas diferencias, la primera el no darte ni una miserable botella de agua de forma gratuita (La alemana en todos los vuelos da comidas y Bebidas de forma gratuita incluida Cerveza siendo el vuelo al mismo precio), la diferencia que más me llamo la atención es el hilo musical que utiliza la compañía española para las maniobras de despegue y aterrizaje..

Y vamos a ver... para una persona como yo, que se puede decir, que no le agrada mucho los transportes aéreos y lo que menos, el momento de aterrizar y despegar... Pues el echo de que durante esos instantes de tensión la compañía piense que el poner música relajante ayuda.... pues siento llevarle lo contrario pero no..

La explicación es bien sencilla, si esas maniobras no resultan peligrosas no existiría la necesidad de tranquilizarnos a los que vamos a bordo...

Es decir, que si Iberia intenta tranquilar a sus usuarios durante esos instantes de despegue y aterrizaje, eso quiere decir que algo pasa... que hay motivos para no estar tranquilo... al menos mi cabeza era lo que me decía...

Con música o sin ella llegamos a Munich, tres asturianos y un conquense con el que también habíamos coincidido en la primera Goretex experience.



Lo primero recoger nuestro Corsa de Alquiler para recorrer los tres paises que nos separaban de nuestro destino, Brixen. Y como ibamos sobrado de tiempo (irónico), decidimos hacer la mitad del recorrido por carreteras nacionales para evitar un inexistente peaje en Austria, ya pediremos explicaciones a Google maps.....

Con unas cuantas paradas y media hora de retraso llegamos a Brixen, en donde todo el grupo nos reunimos para la presentación inicial del Meeting.


Más de la mitad de los participantes ya eran viejos conocidos del Dolomites Camp de los Dolomitas, tras una breve presentación nos fuimos a prepararnos al Hotel...


Según cálculos cada habitación media unos 40 m cuadrados, con bañaera hidromasaje,  nunca había estado en una habitación de tal nivel, cada uno en su cuarto individual, como nos cuidan los de Goretex...


La primera actividad fue una visita guiada por Brixen... y bueno... también lo podrían haberse llamado dar una vuelta a la manzana porque básicamente fue eso, pero lo importante era que todo el grupo estábamos juntos, un popurrí de nacionalidades con una misma afición.

A continuación visita al IMS donde asistimos a la charlas con los montañeros Chris Sharman y Stefan Glowacz con un cena típica entre ambas acompañado de un buen vino blanco del SurdTirol.

No voy a mentir, el día se hizo muy largo, tantas horas sentado en el coche y en el avión, lo que menos me apetecía era estar varias horas de nuevo sentado en un auditorio... pero bueno, estaba claro que el día interesante iba a ser el domingo....

Y así fue, a las siete de la mañana comenzaba el domingo con un buen buffet de desayuno al cual nos acompañó Edurne Pasaban que compartía el mismo hotel que nuestro grupo.

Los 22 participantes del GoreTex experience ibamos a dividirnos en dos grupos, uno haría una ruta alpina con Edurne y el otro con Stefan, aunque en un principio a mi me habia tocado el grupo de Stefan, unos compañeros Rusos me pidieron cambiar y bueno, ya que por muy bueno que fuera Stefan no tenia ni idea de quien era, al final la ruta la hice con la famosa alpinista española.

Así que con un frio que pelaba, nos montamos en el autobús que nos llevó al principio de la ruta.



Comenzamos con una altitud de 2050m, y teniendo en cuenta que la cumbre no llegaba a 2400m, no se esperaba una gran caminata..

La zona se encontraba por momentos con bastante nieve pero el camino no resultó en ningún momento complicado.


Tras 40 minutos de paseo, hicimos una pequeña parada en un refugio de montaña ( ellos lo llaman refugio para mi es un hotel) para tomar algo caliente, si habéis leído bien, cuarenta minutos...

Aprovechamos la parada para comenzar a interrogar a Edurne sobre todo aquello que nos rondó por la cabeza, aunque creo que de lo que menos hablamos fue de la montaña, es más, por momentos era ella quien se interesaba por lo que hacíamos nosotros... que raro no?

Cuando te encuentras en una situación así tan cercana con alguien famoso, es una extraña sensación, para nosotros es como si ya la conociéramos, supongo que por su repercusión en los medios, llegamos a hacernos con la imagen de esa persona hasta creer incluso que la conocemos en persona...





Cuando repusimos las fuerzas perdidas (irónico), continuamos la ascensión para hacer cima, coronamos en aproximadamente hora y media de caminata desde donde nos dejó el autobús...


Tras una larga sesión de fotos, volvimos al refugio a hacer la actividad más importante donde las haya en la montaña, comer y beber...





Tras la salida montañera volvimos a Brixen donde disfrutamos de una tarde libre para conocer la zona hasta la hora de cenar.





Allí nos juntamos toda la expedición, los 22 ganadores del concurso, los organizadores de GoreTex, Edurne y Stefan donde continuamos con las experiencias, al menos para mi, la primera fue probar las Ostras... Bueno o al menos "La ostra" que fue una. Cuanta cosa fina para un paladar tan poco delicado como el mio....

La grata sorpresa nos la dio nuestros compañeros Rusos que nos regalaron a todos los participantes un bonito detalle personalizado, una chapa (estilo militar), grabada con nuestros nombres y la bonita frase "From Russia with Love..."



Tras la cena, Edurne despidió el Meeting con su charla "De los Pirineos al Himalaya", un viaje por el tiempo desde los comienzos de Edurne en el Alpinismo hasta la conclusión de su proyecto 14 x 8.000.
Por momentos muy emotivos, ya que no solo se limito a hablar de sus expediciones, si no de sus situaciones personales en cada momento que le llegó a tomar la decisiones que la llevaron a ser la Alpinista femenina más grande la historia.

Así se cerraba las actividades oficial del Goretex Experience, con lo que continuamos con las extraoficiales, en el único bar que había abierto a esas horas en Brixen donde nos tomamos la última cerveza con nuestros amigos Rusos y Austriacos de la Transalpine-run.

El Lunes teníamos toda la mañana para levantarnos, pero Diego, Marta y yo decidimos sacrificar unas horas de sueño y conocer Brixen de la mejor forma posible, Corriendo.
Enseguida encontramos la ruta del colesterol del pueblo, una senda alrededor de un rio con un color azul intenso casi gris...

Tras una hora de ejercicio volvimos al Hotel para emprender la marcha hacia el Aeropuerto, y como nuestro vuelo despegaba a última hora del día, tras una larga asamblea, por consenso se decidió pasar el día en Innsbruck, ciudad sede de las futuras olimpiadas de invierno de 2012, y viendo sus paisajes, es fácil entender porqué....




Poco a poco pasaron las horas, y el momento de la despedida llegó, sin embargo algo nos decía que no iba a ser la última vez que nos ibamos a ver, ojalá fuera cierto...

Lo peor del fin de semana llegó nada más montarse en el avión, ya con retraso desde Munich y el tráfico de Barajas hizo que tomáramos la carretera dirección Asturias una hora más tarde de lo previsto, así que con una buena ingesta de cafeína me tocó conducir toda la madrugada, aún a estas horas apenas he dormido pero volvería a repetirlo este mismo fin de semana si tuviera la oportunidad.....

1 comentarios:

Cimarrón dijo...

Menudo año llevas. Ya nos parece lo más normal del mundo que andes por los Alpes. Fantástica experiencia de nuevo.

Publicar un comentario